Libros

Espía accidental

Tercer libro de Jorge Dezcallar y primera novela. El autor, diplomático, y ex director del CNI (2001-2004), recrea en esta obra las peripecias de Asís, un español que nació en Damasco y regresa a la capital siria envuelto en una misión del CNI con el Mossad tras una empresa tapadera. Una operación de comandos israelíes en una base sirio-iraní acabará en desastre, pero no duden que la venganza se servirá en el momento oportuno. La persecución por buena parte del país de Bashar al-Ásad del protagonista y sus acompañantes, entre ellos su amor, y su salida del país in extremis proporcionan el necesario ritmo y suspense al libro. La visión geopolítica del autor no se oculta en estas páginas.

Proyecto Silverview

Julian Lawndsley ha renunciado a su exigente empleo en la City de Londres para llevar una vida más sencilla como propietario de una librería en una pequeña ciudad costera. Sin embargo, un par de meses después de la inauguración, la tranquilidad de Julian se ve interrumpida por una visita: Edward Avon, un inmigrante polaco que vive enSilverview, la gran mansión a las afueras del pueblo, quien parece saber mucho sobre la familia de Julian y muestra un interés exagerado en el funcionamiento interno de su modesto negocio.

El arma perfecta

En una reunión secreta en Londres, el representante de un poderoso desconocido se reúne con ejecutivos a los que ha encargado el asesinato del presidente de los Estados Unidos. Todos le aseguran que es algo imposible excepto uno, que le dice tener acceso a un arma capaz de atravesar todas las barreras defensivas que existen. La CIA ha detectado la operación, pero solo sabe que el ataque lo dirige Carlos Riera, un antiguo miembro del CNI y que será en España, donde el presidente tiene prevista una visita diplomática. El CNI encarga al agente Antonio Alba que averigüe si la amenaza es factible y que la neutralice de resultar real. Todo parece indicar que nada puede atravesar el circulo de seguridad presidencial, pero Carlos Riera escapa a la persecución y la CIA comprueba que la operación de asesinato sigue en marcha. Además, advierten a los españoles que el viaje del presidente será más largo de lo anunciado e incluirá una visita a Gibraltar. El área a cubrir se multiplica y si el mandatario norteamericano es asesinado en España o por españoles, las consecuencias serán impredecibles para el país. Antonio Alba no está seguro de si existe un arma perfecta, solo está seguro de que se le acaba el tiempo. Desde el gobierno se lo han dejado claro, no puede fallar, no solo es la vida del presidente la que está en juego.

Nombre en clave: Trigon

Tras años sin saber nada sobre la identidad de su padre y con una relación tormentosa con su madre, Alejandra Suárez se entera de que Aleksandr Ogorodnik, uno de los espías más importantes durante la Guerra Fría, contactado por la CIA en Bogotá y capturado por la KGB en Moscú, tuvo una relación con su madre y ella puede ser su hija. Hoy Alejandra trata de descubrir hasta el último detalle de la vida y la muerte de su padre, sus raíces, su familia y su historia, contra las barreras del tiempo, el idioma, la política y la memoria de su madre borrada por el alzhéimer. «Resulta que, sin yo saberlo, mi existencia ha sido uno de los secretos mejor guardados de la Guerra Fría y que tanto mi madre como la CIA la ocultaron al mundo.» Alejandra Suárez «Después de publicar The Widow Spy (La espía viuda) le dije a mi esposo: “Mi peor momento será cuando la hija de Trigon aparezca frente a nuestra puerta. ¿Qué le diré yo sobre el destino de su padre?”. Y entonces, una mañana soleada, llegó el email. “Soy Alejandra Ogorodnikova, la hija de Trigon”. El resto de la historia se desarrollaría cuando Alejandra y yo nos encontrásemos cuatro meses después».


El hombre de Tánger

Eduardo Álvarez, abogado y ejecutivo de COFET una importante empresa franco-española recibe un día la visita de un antiguo amigo, Miguel Maestre, agente del CNI que le intenta convencer para participar en una operación como infiltrado. Maestre y Álvarez son viejos amigos pero enfrentados por el amor de la esposa de Álvarez, Eugenia López-Apeztegui y el trabajo consiste básicamente en la investigación de las actividades un tanto oscuras de su suegro, el almirante López-Apeztegui. Álvarez acepta y al poco tiempo es asesinado en un confuso atentado que parece una obra terrorista. El servicio de Inteligencia insiste en realizar la operación y para ello cambia de planes infiltrando a Maestre en una organización basada en COFET con ramificaciones en los servicios de Inteligencia marroquíes y en el tráfico de armas que controla el almirante López-Apeztegui.



Osos, átomos y espías

Descubre la cara más desconocida de la Guerra Fría. Surgida de las ruinas de la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría dio forma a un nuevo orden mundial. Este periodo ha pasado a la historia por la tensión, las batallas mediáticas, el trabajo de inteligencia y el miedo al holocausto nuclear, pero ¿cuál fue la realidad de sus protagonistas a ambos lados del telón de acero? En Osos, átomos y espías, Pere Cardona, escritor y divulgador histórico, nos ofrece un vívido retrato de la cara más desconocida del conflicto a partir de los testimonios de quienes lo vivieron. Desde el relato del hijo del piloto estadounidense que inspiró la película El puente de los espías hasta la emocionante historia de Robert Meeropol, hijo del conocido matrimonio Rosenberg, pasando por las aventuras de espías como Trigon, un doble agente que podría haber inspirado un episodio de The Blacklist, este fascinante libro nos desvela la realidad tras los titulares y explora la tensión de un enfrentamiento que, para muchos, no fue «frío» en absoluto.



Gritad concordia

Pese a haber apoyado a Franco en sus comienzos, Dionisio Ridruejo se distanciaría de aquel y, a partir de su oscuro regreso a España desde la URSS, protagonizaría una oposición política contra el dictador tan súbita y valiente como arriesgada e insólita. El hecho real de que Radio Moscú leyera unos poemas del escritor soriano arrebatados durante una infiltración de partisanos soviéticos en las líneas españolas, brinda al autor un relato ―configurado alrededor del espionaje soviético― donde emerge con plena virulencia la pugna entre los universos falangista y comunista. Metáfora del desgarrado y secular divorcio hispano-español, cobra aquí su máximo antagonismo y culmina en un desenlace que proyecta una penumbra inquietante sobre la ulterior Transición de la dictadura a la democracia, de la cual el protagonista de esta novela fue, con su ejemplo, mentor y emblema.



Caza al capricornio


ETA asesina a Carrero Blanco, mano derecha del General Franco. Nadie se explica como un grupo hasta entonces semidesconocido ha logrado la información para dar un golpe tan formidable. En 2005, unos ladrones asaltan una caja fuerte de una compañía privada durante el incendio del edificio Windsor. Inmediatamente en las más altas esferas se da la voz de alarma porque está en peligro el mayor secreto del estado. El CNI ordena a uno de sus hombres, Antonio Alba, que recupere el contenido con discreción, diciéndole que han robado el proyecto Capricornio, que no es otra cosa que el intento español por ser una potencia espacial, pero Alba desconfía porque comprueba cómo varios servicios secretos extranjeros han iniciado una carrera hostil por cazar el secreto del Windsor. En otro lugar, el ladrón, un antiguo guerrillero albano kosovar del UÇK, tiene curiosidad por saber qué es exactamente lo que le han encargado robar. Cuando echa un vistazo al botín se lleva una gran sorpresa.


La mujer que sabe guardar secretos

Elena Vavilova es la espía del KGB soviético que inspiró la serie televisiva ‘The Americans’, una de las más destacadas en el análisis de la vida del espía infiltrado: «Lo más duro fue criar a mis hijos rodeados de secretos» manifiesta Elena Vavilova que estuvo infiltrada 23 años en Estados Unidos, haciéndose pasar por una canadiense que vivía en Boston con su familia. Ahora publica en España sus memorias, ‘La mujer que sabe guardar secretos’ que podría ser la otra cara de otras memorias que hablan precisamente de otra aventura igual y semejante, salvo por un pequeño detalle…


 


 


Via muerta

Con el final de la Guerra Fría y la caída del Muro de Berlín, el mundo ha cambiado peligrosamente para los viejos agentes secretos, testigos mundos de una época periclitada. Los antiguos combatientes en la clandestinidad se han convertido en sombras para las que cualquier intento de cambio de vida es una trampa y una huida hacia ninguna parte bajo la sombra amenazante de poderes ocultos. El protagonista de esta novela, Víctor Antúnez, se ve envuelto en una trama de atmósfera kafkiana, llena de giros inesperados y personajes bien trazados donde nada es lo que parece y en la que la realidad termina siendo una pesadilla trepidante controlada por las fuerzas más oscuras de los servicios secretos.




El muro

Seguramente a usted, y quizás como a la mayoría de quienes vivimos en este mundo, le hubiera gustado ser agente secreto. No solo en su infancia más creativa e intuitiva, sino también en sus sueños más libres e imaginativos de la juventud y de la vida adulta.
Sentir la emoción del peligro, conocer los entresijos de la política y del porqué de tantos sucesos que afectan a un país, muchos
sangrientos, de ahondar en la verdad de lo que nos rodea: ahí está la base de nuestras quimeras. Cuando iba a la Comisaría Central de Documentación, en la calle Maldonado de Madrid, al policía encargado de estos trámites le entregaba dos fotografías tamaño carné en las que apenas
había variaciones significativas, quitando un poblado bigote o
una cuidada barba de pocos días en contadas ocasiones




Espías del imperio

Fernando Martínez Laínez rebate en «Espías del Imperio» una de las secuelas de la Leyenda Negra antiespañola, la desdeñosa opinión sobre la actuación de los servicios de inteligencia hispanos en los siglos de apogeo «imperial». Sin embargo, nuestro espionaje fue puntero en el mundo durante los siglos XVI y XVII. Este libro recoge la historia y los hechos más destacados de la inteligencia española y de muchos de sus agentes en la sombra (algunos tan conocidos como Quevedo o Cervantes), que operaron en Europa y el Mediterráneo con éxito.



Un espía impecable

Richard Sorge fue un hombre con dos patrias. Hijo de padre alemán y de madre rusa nacido en Bakú en 1895, se movió en un mundo de alianzas inestables e infinitas posibilidades. Sorge pertenecía a aquella generación indignada y decepcionada que encontró nuevas y radicales ideas tras su experiencia en los campos de batalla de la primera guerra mundial; se convirtió en un fanático del comunismo y en el mejor espía de la Unión Soviética. Sorge fue el más destacado espía soviético. Usó el nombre en clave de Ramsay (en ruso: Рамза́й).1 Es considerado uno de los espías más famosos e importantes de la historia, debido a que sus informes permitieron al alto mando soviético saber que Japón no atacaría a la Unión Soviética y reducir las tropas apostadas en el Este para reforzar el frente occidental y rechazar la ofensiva alemana.2




El alma de los espías

Madrid, invierno de 2002. Helena se incorpora al CNI después de un duro proceso de selección y formación. Marcos, jefe de contrainteligencia rusa, recibe un mensaje que confirma sus peores sospechas: hay un traidor en el Centro. Desde ese momento, se desarrollan dos búsquedas paralelas. Helena luchará por acostumbrarse a su doble identidad e integrarse en la difícil sociedad de los espías, donde la verdad se esconde dentro de una matrioshka gigante. Marcos, aliado con el enigmático jefe de Asuntos Internos, Aguirre, deberá descubrir al topo antes de que éste revele al espionaje ruso los secretos más sensibles del CNI.





Volar en círculos

Desde sus años al servicio de la Inteligencia Británica durante la Guerra Fría, hasta la carrera de escritor que lo llevó desde una Camboya desgarrada por la guerra hasta el Beirut de la invasión israelí de 1982, pasando por la Rusia de antes y después de la caída del Muro de Berlín, John le Carré siempre ha escrito desde el corazón de los tiempos modernos. En éstas, sus primeras memorias, resulta tan divertido como incisivo, al interpretar los sucesos de los que es testigo con la misma ambigüedad moral que impregna sus novelas. Tanto cuando escribe sobre el loro de un hotel de Beirut que imitaba a la perfección el ruido de las ametralladoras y los compases iniciales de la Quinta de Beethoven, como cuando visita los museos de Ruanda de los muertos insepultos tras el genocidio, o celebra la Nochevieja de 1982 en compañía de Yasir Arafat y su alto mando, o entrevista a una terrorista alemana en su prisión del desierto del Néguev, o escucha las sabias observaciones del disidente y ganador del Premio Nobel, Andréi Sájarov.


Espías! Tres mil años de información y secreto

Un libro que trata de separar la realidad de la ficción y comprender el método y el carácter sistemático de una actividad que, lejos de ser un elemento accesorio o intrascendente, constituye una costante atemporal: desde la Antigüedad clásica hasta los esfuerzos actuales sostenidos en la lucha contra el terrorismo global. Pocas actividades vinculadas al ejercicio del poder se hallan tan sometidas a controversia y a deformación a causa de estereotipos literarios o cinematográficos como la misión y funciones de los servicios de inteligencia. La obra de Diego Navarro pretender dar una visión real y realista de lo que significa lo que de una forma vulgarizada llamamos «espionaje».




Espías en la transición

La principal seña de la tiranía de Franco, a diferencia de las otras que surgieron en Europa junto a la suya, el fascismo de Benito Mussolini y el nacionalsocialismo de Adolfo Hitler o la complicidad de Oliveira Salazar, fue que elrégimen del «generalísimo» consiguió perpetuarse hasta el final de su vida. Para ello contó con recursos propios y situaciones políticas en extremo favorables aunque también en distintas fases de la dictadura gozó de la colaboración de Washington y Londres, sin olvidar la intermitencia de la sintonía, por acción u omisión, de París, que resultaron ser decisivas para eu perpetuación. Rafael Fraguas aborda ese aspecto insolito de nuestra historia más próxima.

Un espía en la trinchera

El británico Kim Philby está considerado el agente doble más importante del siglo XX. Reclutado por el servicio secreto soviético con apenas veintidós años, al poco de graduarse en la Universidad de Cambridge, ocupó después cargos claves en el servicio secreto británico como agente del MI5, el servicio de contraespionaje británico, o de enlace con la CIA norteamericana. Su actividad como agente soviético y su deserción en 1963 causaron un daño irreparable a los servicios secretos británicos, a la élite política y al propio país. El aspecto más desconocido de su trabajo, hasta el momento, fue sin embargo su actividad como agente del NKVD soviético durante la guerra civil española con la cobertura de periodista británico magníficamente relacionado con los dirigentes del levantamiento militar. Enrique Bocanegra, el autor, hace una perfecto análisis de la vida en la trinchera de uno de los más destacados espías del siglo XX.

Los espías que
estremecieron el siglo


Un libro sorprendente que nos desvelará qué escondieron celosamente algunos personajes populares o históricos que pudieron cambiar la historia y lo hicieron desde la sombra de espionaje más impensable. Los nombres seleccionados en esta galería de maestros del espionaje contemporáneo responden al título del libro. Su fama ha roto las barreras del anonimato que protege a los combatientes en la sombra. Todos ellos consiguieron éxito en su papel de engañar al rival, contando muchas veces con la suerte y sin entrar en valoraciones de signo ideológico o moral. No están, desde luego, todos los que fueron, pero sí que son todos los que aparecen. La mayoría de ellos actuaron por idealismo, motivados por la entrega a una causa. Los buenos espías, al contrario de lo que suele creerse, raras veces actúan sólo por dinero.

 

En los años sesenta el doctor César Boronat decide unirse a una operación de las Naciones Unidas en el Congo. Mientras ejerce su puesto de anestesista en Coquilhatville, la violencia que sacude el país en plena retirada del ejército belga oculta una serie de misteriosos asesinatos cometidos para tapar un crimen aún mayor. Décadas más tarde, Marcel Quintana, agente del DGRS belga, es enviado al Congo para espiar en la embajada española algo relacionado con empresas hidroeléctricas y de construcción de la gigantesca presa de Inga, en el río Congo. Su cobertura, la de nieto de un antiguo médico español en el Congo Belga, le llevará a descubrir los últimos cabos sueltos de una conspiración urdida para silenciar el origen de uno de los grandes males del siglo XX.


El heredero del diablo

Kiel, 1945. Klaus Rotter, miembro de las SS y antiguo inspector de policía, es detenido en mayo por soldados británicos. Al interrogarlo, descubren que es un elemento importante de los servicios secretos del Tercer Reich e íntimo colaborador en su día de Reinhard Heydrich. Berlín, 1936. El inspector Klaus Rotter es encargado de investigar el cruel asesinato de un alto oficial de la Marina, primero como inspector de la Policía Criminal y luego ya como miembro del Servicio de Seguridad de las SS. Su investigación lo llevará a descubrir otros asesinatos relacionados y algunos secretos de la cúpula nazi que nadie podía imaginar.

El rastro del lobo

Aribert Ferdinand Heim, conocido como el Carnicero de Mauthausen o el Doctor Muerte, fue uno de los mayores criminales de guerra nazis. Al igual que su colega el doctor Mengele, escapó de la justicia al finalizar la Segunda Guerra Mundial y durante las décadas siguientes protagonizó una interminable lucha para escapar de la acción de la justicia. Joachim Schoöck, un solitario policía de Stuttgart cuyo misterioso pasado se hunde en la tragedia alemana de la guerra, dedicará su vida a seguir el rastro de ese lobo solitario. Heim, destacado como oficial médico en los campos de exterminio, fue un hombre de una crueldad extrema, obsesionado por establecer los límites del dolor físico; un criminal que dejó falsas pistas por medio mundo, murió varias veces, y tuvo una infinidad de identidades ayudado por los miembros de Odessa. Algunas de sus víctimas continuarán presentes en su vida y la recordarán continuamente los años en que reinaba con total impunidad sobre la vida de las decenas de miles de personas encerradas en los campos de concentración.

Mujeres espías. Intrigas y sabotajes tras las líneas enemigas

Movidas por patriotismo, idealismo, ansia de aventura, amor o venganza, por las páginas de este libro desfilan mujeres de diversas épocas y nacionalidades, ideologías e inquietudes, unidas por el hecho de ser espías en femenino. Inteligentes y osadas, a menudo silenciadas o idealizadas por la literatura y el cine, han sido protagonistas de episodios cruciales de la historia: Virginia de Castiglione; Belle Boyd, Josephine Baker. Mujeres espías es un trepidante recorrido por las andanzas de las mejores espías de la historia.

El canto de la pardala

Al igual que Agustina de Aragón en Zaragoza o Manuela Malasaña en Madrid, la guerrillera Josefa Bosch, apodada “la Pardala”, luchó contra los invasores napoleónicos en tierras de Morella, participando en la lucha como un soldado más. Tras ser ahorcada por los franceses, su figura, casi olvidada en los registros oficiales durante mucho tiempo, perdura en la memoria del pueblo, que ha dado su nombre a una de las torres del castillo de Morella. Cuentan que desde allí, la Pardala sigue cantando por las noches de luna, cuando bajo la mirada atenta de los lobos, los guerrilleros se reúnen con ella, recordando la gesta heroica de una mujer que dio ejemplo de patriotismo en la hora más amarga de España. Esta novela recrea su vida con un dramatismo y humanidad estremecedores.


Lo que no te han contado del día D

El 6 de junio de 1944, más de 100.000 soldados desembarcaron en cinco playas normandas y, con ello, se dio inicio a una de las operaciones más famosas de la historia. Esta obra presenta los aspectos más desconocidos de la mayor operación militar aerotransportada de la historia, un punto de vista diferente al que se puede encontrar en los libros de historia tradicionales. Una agente doble estuvo a punto de destrozar los planes para el Desembarco de Normandía después de que su perro muriese en extrañas circunstancias. Un grupo de sacerdotes paracaidistas se lanzó sin armas desde el cielo para apoyar a los Aliados.Unos estudios de cine participaron en las operaciones de engaño que se llevaron a cabo justo antes del inicio del desembarco. Un anciano oficial saltó de una lancha de desembarco a pesar de que apenas podía moverse sin su bastón.Estas y más historias te esperan en Lo que nunca te han contado del Día D.

Los niños del éxodo

Los niños del éxodo nos presenta la cara oculta del tráfico de personas, desaparición de niños y mercado de órganos por todo el mundo. Un negocio cada día más lucrativo que habita en las sombras, en cifras de nombres anónimos y números escritos en tumbas que jamás nadie reclamará.
Familias enteras huyendo de la guerra y a la búsqueda de una oportunidad, caen vulnerables en manos de traficantes que no dudarán en vender seres humanos igual que mercancía de usar y tirar, matar a cambio de silencio, sumar riqueza y ansiar nuevas víctimas para poder ofrecer y satisfacer la demanda creciente de un riñón, un corazón o una médula.

El informe Müller

En plena guerra fría, el MI6 convoca de urgencia al historiador Hugh Trevor-Roper para que, junto a Oughton, un enigmático agente de la CIA, investigue la muerte de Heinrich Müller, un agente doble y ex general de la SS. La tensión entre ambas agencias es máxima, y, más que revelar la identidad del asesino, tanto a la CIA como al MI6 les interesa más saber cuál de las dos organizaciones está más contaminada por agentes dobles y topos. Basada en hechos reales y respaldada por una impresionante documentación, El informe Müller es el impactante debut en la ficción de Antonio Manzanera, una novela sobre una de las grandes mentiras de la historia reciente.




El Dorado Canyon

Tras los atentados terroristas en Beirut, en octubre de 1983, el del restaurante El Descanso, próximo a la base de Torrejón de Ardoz el 12 de abril de 1985 y el de la Discoteca La Belle en Berlin el 5 de abril de 1986 el presidente Reagan ordenó la ejecución de la operación «El Dorado Canyon» El 15 de abril de 1986, solo diez días después del último de estos atentados, ningún país europeo, salvo el Reino Unido, apoyó militarmente esta operación y los aviones norteamericanos despegaban de sus bases en Gran Bretaña. Ante la precaria situación de la CIA en Libia, ésta solicitó apoyo al CESID, el servicio de Inteligencia español, que envió un agente al país de Muammar El Gaddafi con el objetivo de localizarle e informar de la situación y estado de las defensas antiaéreas libias, ese agente fui yo…

Sean Connery, el hombre que dijo nunca jamás

Encarnó, en esto parece que hay consenso, al mejor James Bond, al primero, al auténtico, al que advertía que la pelea era larga y la vida demasiado corta, aunque merecía la pena vivirla dos veces y mejor a ritmo de Nancy Sinatra. Sus personajes repercuten inmediatamente en el imaginario colectivo, tal es la fuerza de este intérprete hecho a sí mismo, que se nos entremetía por los afectos subterráneos de la conciencia. Porque la verdad es que los que lo seguíamos y coleccionábamos sus aventuras en el celuloide o en otros formatos, íbamos a ver una película de Sean Connery. En este volumen diecisiete firmas, entre ellas Fernando Martínez Laínez, rinden homenaje a la presencia cercanísima de Sean Connery.


Mis novelas preferidas. Fernando Martínez Laínez

EL TOPO ( Calderero, sastre, soldado, espía ). John Le Carré.

Un clásico imperecedero. La novela consigue crear una saga de espías sobre la codicia, el error y la traición de la burocracia estatal británica, semejante a otras muchas, y al mismo tiempo retratar el submundo del espionaje con maestría narrativa.

 

Trilogía: EL JUEGO DE BERLÍN, EL SET DE MÉXICO Y EL PARTIDO DE LONDRES. Len Deighton.

Una visión que refleja con dramatismo literario las maniobras ocultas de los servicios de espionaje y los entresijos de la Guerra Fría, con la creación de personajes de gran calado humano.

EL AGENTE SECRETO, Joseph Conrad,

Conrad consigue con esta novela una recreación crítica del Londres victoriano en un ambiente de mezquindad y miseria, con galería de personajes que se mueven entre el esperpento, la manipulación política y el engaño.

EL INTOCABLE, John Banville.

Una historia de densidad psicológica excepcional. Un viaje al infierno del lado oscuro de la traición y un relato de gran calidad literaria.

LA MÁSCARA DE DIMITRIOS, Eric Ambler.

Símbolo del ocaso de una época en vísperas de la II Guerra Mundial. Una travesía oscura por una Europa bajo la amenaza latente del desastre. Personajes sin destino arrastrados por las circunstancias. Relato modélico de un maestro del género.

EL FANTASMA DE HARLOT, Norman Mailer

En palabras del propio autor, Mailer escribió este libro con la parte de su mente que había vivido en la CIA durante años. Un recorrido novelado a través de los engranajes secretos del espionaje estadounidense. Tan real como la vida misma, o quizá más.

ASHENDEN, W. Somerset Maugham

Una serie de relatos encadenados basados en las experiencias de Maugham como agente secreto británico durante la Primera Guerra Mundial y la revolución bolchevique. De lectura obligatoria para los verdaderos espías.

EL AMERICANO IMPASIBLE, Graham Greene

Ambientada en Indochina cuando el país luchaba contra el colonialismo francés. La novela funciona como una premonición de la Guerra de Vietnam y una historia impecable de espionaje a contracorriente de la “realpolitk”, con drama amoroso incluido.

KIM DE LA INDIA, Rudyard Kipling

Espionaje y aventura en el escenario de la India colonial británica. El “Gran Juego” entre el imperio ruso y el británico en la disputa por Asia Central. Una peregrinación iniciática que esconde una misión secreta. Personajes tan perdurables como el huérfano Kim y el lama tibetano que le acompaña. Para todos los públicos.

CHACAL, Frederick Forsyth Espionaje ficción sobre un asesino profesional contratado para matar al presidente francés De Gaulle. El realismo periodístico de esta “opera prima” fue un ejemplo repetitivo para incontables imitadores de malas novelas. Forsyth ya no volvería a escribir algo así nunca más.

Mis novelas preferidas. Martin Roberts

EL AGENTE SECRETO. Joseph Conrad

Conrad es uno de mis autores preferidos, punto, un hombre que escribía de maravilla, había visto mundo y, además, rezuma empatía con sus personajes. En esta novela hurga en un auténtico submundo de antiheroes que presagia la obra de Le Carré.

ON HER MAJESTIC´S SECRET SERVICE. an Fleming

Para muchos lectores y aficionados actuales Fleming resulta ya anacrónico, vulgar o una caricatura, pero es icónico y diría que más que una caricatura, deja volar a su pluma para entretener y ojo, se despega desde una cruenta realidad que él mismo conocía bien como exespía, o sea que el gobierno tiene el monopolio sobre el uso legítimo de la violencia. Todo vale, al servicio de su majestad. Nótese, el título es un juego de palabras, porque en Reino Unido toda comunicación oficial reza “On Her Majesty’s Service”.

EL GRAN JUEGO. Rudyar Kiplig

Incluyo esta novela más que nada porque acuñó la frase muy acertada y perenne, “El Gran Juego”. Hoy Kipling se desdeña por imperialista y hasta de supremacista – que también — pero escribe de maravilla, sin duda conocía bien y amaba la India que usa como ambientación y sin duda ha sido fundamental en poner las bases de la novela de espionaje.

EL HONORABLE COLEGIAL. John Le Carré

Se podrían incluir muchas novelas de Le Carré en una lista como esta, empezando por El Espía que Surgió del Frío, en donde los espías son la antítesis de James Bond. En esta novela Le Carré se revela, más que nunca, como conservador romántico, o sea, añora el Imperio Británico y lamenta la decadencia del país, pero echa la culpa al mismísimo Establishment y quiere expiar esa culpa. Además, reflexiona como EE.UU. tambiém ha entrado en decadencia con la caída de Saigón

FUNERAL EN BERLÍN. Len Deighton

Novela que destaca por su trama clásica de Guerra Fría en primera línea en Berlín, donde, además de agentes de MI6, la CIA, Deuxième Bureau y KGB, aún pululan exnazis al servicio del mayor postor. Muy interesante también Harry Palmer, un protagonista que, a diferencia de Bond o Smiley, es de clase obrera, un sargento estraperlista pillado con las manos en la masa y, por tanto, un espía perfecto a su manera, sobre todo para hacer los trabajos sucios.

THE RIDDLE OF THE SANDS (El Enigma de las Arenas), Erskine Childers

Novela infravarolada, aún en su país de orígen (Reino Unido). Comparable con Los 39 Escalones por estar ambientado en los años anteriores a la Primera Guerra Mundial, es sin embargo bastante más compleja y creíble, además de entretenida. Va de dos jóvenes de vacaciones en un velero cerca de la costa de Alemania que se ven enfrascados en una trama de espionaje. Nótese, el autor conocía el percal; era irlandés y tras publicar la novela, usó un velero para suministrar armas al IRA, por lo que fue fusilado en 1922.

EL COMPLOT MONGOL, Rafael Bernal

A menudo se olvida que durante la Guerra Fría, México también era un hervidero de espías por su idiosincrática neutralidad. Cuenta con un prota memorable, Filiberto García, que se curtió en la Revolución Mexicana y se define como “una pinche fábrica de muertos” con tal de “ver que qué cuero se sacan más correas”.

LA CABEZA DE LA HIDRA, Carlos Fuentes

Novelista mexicano contemporáneo de referencia, Fuentes incursiona aquí en el espionaje, con el añadido de las intrigas que supone el tan codiciado petróleo.

EL AMERICANO IMPASIBLE, Graham Greene

Novela presciente de cómo los americanos pretendían destruir a un pobre país asiático “por su propio bien”, desde la perspectiva de un clásico personaje de este autor, católico converso, o sea un viejo verde, cínico y alcohólico, que sin embargo encuentra la forma de expiar sus culpas.

JOSEPH, Julian Rathbone

Joseph es un espía perfecto por ser un pillo ante la ley, inspirado sin duda en el Lazarillo de Tormes. Empieza sus andanzas durante la Guerra de la Independencia, donde entra al servicio de Wellington, de forma ambigua, naturalmente.

Mis novelas favoritas. J.L. Caballero

EL ESPÍA QUE SURGIÓ DEL FRÍO. John Le Carré

Para mí el mejor relato de lo que significó la guerra fría y la frontera en Berlín entre el Este y el Oeste con unos personajes insuperables.

EL FANTASMA DE HARLOT. Norman Mailer

Un magnífico análisis de la mejor época del espionaje en todos los sentidos, cercano a la novela negra por su análisis social.

UN ESPÍA PERFECTO. John Le Carré

¿Qué es un espía perfecto? El espía doble, sin duda, Magnus J. Pym. Obra maestra de Le Carré.

BUNKER 13. Anniruda Bahal

Un conflicto casi desconocido, el de Cachemira y un magnífico análisis de cómo funciona el ejército o el servicio secreto en la India. Magistral.

EL TOPO (Calderero, soldado, sastre… espía). John Le Carré

Prácticamente un libro de historia de cómo funcionó el affaire de los Cinco de Cambridge, más real que la realidad.

EL JARDINERO FIEL. John Le Carré.

La más humana y sentimental novela de Le Carré. Perfecta en todos los sentidos, sobre todo para los que no saben cómo explotamos África.

SOY PILGRIM. Terry Hayes

Un verdadero manual de alto nivel de los primeros tiempos del terrorismo yihadista.

EL AMERICANO IMPASIBLE. Graham Green.

Una auténtica lección de cómo funciona la política internacional y cómo se gestó la guerra de Vietnam.

EL AGENTE SECRETO. Joseph Conrad

Leyendo esta novela uno aprende lo que es el oficio de espía, desde luego Verloc yo creo que es uno de los personajes más logrados.

LAS MUJERES DE YOEL. Amos Oz

Ahora que vemos “El espía” o “Fauda” en televisión no podía quedar fuera el maestro Amos Oz, ex soldado, escritor de categoría y fundamental para conocer la vida del auténtico espía del Mossad.