Libros

El Dorado Canyon

Tras los atentados terroristas en Beirut, en octubre de 1983, el del restaurante El Descanso, próximo a la base de Torrejón de Ardoz el 12 de abril de 1985 y el de la Discoteca La Belle en Berlin el 5 de abril de 1986 el presidente Reagan ordenó la ejecución de la operación «El Dorado Canyon» El 15 de abril de 1986, solo diez días después del último de estos atentados, ningún país europeo, salvo el Reino Unido, apoyó militarmente esta operación y los aviones norteamericanos despegaban de sus bases en Gran Bretaña. Ante la precaria situación de la CIA en Libia, ésta solicitó apoyo al CESID, el servicio de Inteligencia español, que envió un agente al país de Muammar El Gaddafi con el objetivo de localizarle e informar de la situación y estado de las defensas antiaéreas libias, ese agente fui yo…



Sean Connery, el hombre que dijo nunca jamás

Encarnó, en esto parece que hay consenso, al mejor James Bond, al primero, al auténtico, al que advertía que la pelea era larga y la vida demasiado corta, aunque merecía la pena vivirla dos veces y mejor a ritmo de Nancy Sinatra. Sus personajes repercuten inmediatamente en el imaginario colectivo, tal es la fuerza de este intérprete hecho a sí mismo, que se nos entremetía por los afectos subterráneos de la conciencia. Porque la verdad es que los que lo seguíamos y coleccionábamos sus aventuras en el celuloide o en otros formatos, íbamos a ver una película de Sean Connery. En este volumen diecisiete firmas, entre ellas Fernando Martínez Laínez, rinden homenaje a la presencia cercanísima de Sean Connery.