Espiar… escribir

Hace un par de años, cuando nos decidimos a crear o a recrear nuestro club de escritores de espionaje, nada nos pareció mejor que llamarle Club Le Carré por las razones evidentes y ya señaladas: el que consideramos mejor autor de espionaje y uno de los más destacados escritores, en su caso de lengua inglesa. Cuando nos planteamos colaborar con organismos culturales, fundaciones y universidades, se nos pidió de inmediato que nuestro Club estuviera legalizado e inscrito en el Ministerio del Interior, cosa que aceptamos y pusimos en marcha. Fue entonces cuando, para nuestra sorpresa, desde el registro se nos exigió que «el titular del nombre o en su caso sus herederos» nos autorizara la utilización del nombre Le Carré. Como podéis imaginar no hubo más opción que cambiarlo en la solicitud y pasar a llamarnos LETRAS Y ESPÍAS, el nombre que habíamos usado provisionalmente en nuestra participación en las Jornadas de la Universidad Rey Juan Carlos. Inscritos ya en el Ministerio como CLUB LETRAS Y ESPÍAS a efectos informales seguimos siendo el Club Le Carré y a él le consideramos «socio de honor» salvo que alguien, «el titular del nombre o en su caso sus herederos» manifiesten su oposición, y entonces veremos…

Letras y espías

Club Le Carré

Un club de autores de espionaje y servicios secretos, novelistas principalmente, pero abierto también a estudiosos, historiadores y periodistas.